Todo ciudadano de la Unión Europea puede circular y libremente instalarse en Francia sin permiso de residencia y trabajo previo. De la misma manera una empresa extranjera puede instalarse en Francia y contratar asalariados franceses.

Consejo importante: todo empresario debería recurrir a un profesional del derecho, el menor error puede tener un coste financiero extremadamente importante.

Ciertas materias son especialmente delicadas y requieren una gran prudencia y un conocimiento seguro de las normas aplicables. Así en casos de despido, conviene tener en cuenta que sólo es posible ante determinadas circunstancias tasadas y que varían en función de la relación laboral existente. Así cabe el despido de un asalariado protegido, el despido por motivos personales, el despido por motivos económicos.

 

EL CONTRATO

Las relaciones laborales se articulan a través del contrato de trabajo.

CDI (contrato de duración indefinida): es el contrato de derecho común. No es necesaria su formalización por escrito, si bien es lo más recomendable con el fin de conocer en caso de litigio las condiciones del empleo.

Si el asalariado es extranjero y no conoce la lengua francesa deberá serle entregada una traducción del contrato. En caso de discordancia entre el original y la traducción, se aplicará el texto más favorable al asalariado o trabajador de ahí la importancia para las empresas de recurrir a profesionales que manejen los dos idiomas perfectamente.

CDD (contrato de duración determinada o temporal) es un contrato que reviste menores garantías, por lo que sólo puede recurrirse al mismo en determinadas circunstancias y se exigen mayores requisitos de forma (su formalización por escrito es de carácter imperativo, debe mencionarse el trabajo para el que se formaliza o las condiciones que concurren y facultan a su formalización, duración…etc.…).

El mantenimiento del asalariado en la empresa después del término del contrato implica que éste será entonces titular de un CDI, produciéndose la conversión automática del mismo. El CDD no puede romperse antes del término pactado, excepto grave incumplimiento del asalariado. En caso de finalización del contrato antes del término previsto contractualmente a instancia del empleador, el trabajador tendrá derecho a resarcirse por daños y perjuicios equivalentes a los salarios que hubiese percibido si se hubiese mantenido el contrato hasta el término previsto.

 

EL DESPIDO

El despido sólo es posible en el caso de un CDI, para un CDD se habla de ruptura o finalización del contrato, que, por otra parte, no puede producir hasta al término previsto. Un asalariado en Francia no puede ser despedido si no si existe una causa real y seria.

Las dos condiciones son cumulativas, debiendo concurrir de forma simultánea. Si no concurren dichas realidad y seriedad, el trabajador deberá ser resarcido por daños y perjuicios cuyo importe y método de cálculo se basara en la antigüedad, la cantidad de personal existente en la empresa y el perjuicio padecido.

Así mismo, el despido debe realizarse respetando el procedimiento de despido establecido (convocatoria a la entrevista previa al despido, asistencia del asalariado, plazo, motivación de la carta de despido…), pues, en caso contrario, deberá resarcirse al trabajador por los daños y perjuicios ocasionados. Algunos asalariados están particularmente protegidos frente a despidos (los representantes del personal, las mujeres embarazadas…).

 

ALGUNAS OBLIGACIONES PRINCIPALES DEL EMPRESARIO

Además de la obligación de proporcionar trabajo y de pagar el sueldo, obligaciones inherentes a la naturaleza del contrato, existen otras obligaciones cuyo incumplimiento puede conllevar la imposición de sanciones. Así, entre otras:

  • La comunicación de la contratación,
  • Hacer público mediante carteles el convenio colectivo de aplicación y sus modificaciones.
  • Hacer público mediante carteles el reglamento interno
  • Organizar las elecciones para las instituciones representativas del personal en cuanto se alcanza el número de asalariados legalmente previsto.
  • Respetar escrupulosamente los procedimientos disciplinarios
  • Respectar escrupulosamente el procedimiento de despido